Cómo limpiar el lavaplatos de acero inoxidable y cuidarse las manos


Cómo limpiar el lavaplatos de acero inoxidable y cuidarse las manos

Cómo limpiar el lavaplatos

Para responder a la pregunta de Cómo limpiar el lavaplatos, usaremos algunas recomendaciones caseras y que dan muy buen resultado:

Usamos un producto natural para la limpieza

Cómo limpiar el lavaplatos cómo limpiar el lavaplatos Cómo limpiar el lavaplatos de acero inoxidable y cuidarse las manos C  mo limpiar el lavaplatosLo primero que haremos será secar muy bien el lavaplatos y luego vamos a espolvorear 2 cucharadas de Bicarbonato de sodio en el lavaplatos. Con la esponja limpia y húmeda frotaremos con el bicarbonato el cuenco del fregadero, realizando pequeños movimientos circulares.

No son recomendables los productos químicos, sobre todo si nuestro fregadero es de acero inoxidable, aunque por la costumbre al uso de estos detergentes, tendemos a extrañarlos y sentir que no quedan limpios si no los usamos, pero créeme es mejor no utilizarlos, al igual que las esponjas de acero, ya que lo único que hacen es rayar el lavaplatos.

Vinagre en la superficie

Cuando se junta el vinagre con el bicarbonato de sodio, este reacciona y comienza a hacer una espuma y es precisamente esta espuma la que nos ayudará a limpiar nuestro lavaplatos de acero inoxidable. Dejaremos el vinagre en el fregadero por alrededor de unos 10 minutos para que la mugre acumulada se suelte y se quiten las manchas que puedan existir.

Te recomiendo que el vinagre lo tengas en algún atomizador de esa forma al rociar quedará más uniforme. Una vez transcurrido ese tiempo, con algún tipo de cepillo, por ejemplo un cepillo de dientes que ya hayas desechado, podrás limpiar el desagüe y todas las ranuras del lavaplatos.

Bueno ahora sólo nos queda limpiar bien con alguna toalla o trapo obviamente enjuagando con agua. Es recomendable que uses alguna rejilla o protector plástico en tu lavaplatos, así evitas los rayones.

Ahora que ya hemos respondido a la pregunta de Cómo limpiar el lavaplatos, con un simple truco viejo y casero verás como te acostumbras a él y dejas de usar químicos, ya que con eso proteges sin duda tus manos.

Para el cuidado de tus manos, la recomendación es muy simple: el uso de guantes y la aplicación de alguna crema humectante después que hayas hecho todo el aseo en tu cocina.

 

 

Related Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *